Me han preguntado algunas personas cómo llegué y por qué me interesó BaanTu. Aquí os dejo este pequeño cuento, para ilustrarlo.

Comencé a usar el software en línea de BaanTu hace varios años, como tantos otros estudiantes, exploradores o curiosos del ingente Sistema de Diseño Humano (SDH). De BaanTu me llamó inmediatamente la atención su software, que ofrecía, ya entonces, a un precio asequible, una tremenda funcionalidad. Pero no fue hasta 2014 cuando empecé a interesarme seriamente por su mensaje particular, como una mutación válida y lúcida del mensaje original de aquel otro sistema. Leí los libros ( hoy retirados del mercado: Human Design 2.0 y Cómo leer una Gráfica) que Steve Rhodes, fundador de BaanTu, había publicado por entonces en inglés. Reflejaban su propio proceso paulatino de depuración de lo aprendido en la escuela de Diseño Humano (SDH) con  Ra Uru Hu como su maestro.

Steve no es el tipo de alumno ni de persona que repite lo que le dijo un maestro sin testar la validez de la información. No busca hacer entrar con calzador la práctica en la teoría, sino todo lo contrario. Lo que no funciona en la práctica, lo descarta. No es un creyente ciego en nada y, por ello, aporta valor al mensaje en el sentido de que lo dota de una estructura ligera, sólida y práctica, enfocada en la experiencia. lo consigue al desnudar y someter lo recibido, a un cuidadoso testado no sólo sobre sí mismo sino en muchos clientes que han recibido sus lecturas.

Cada vez me sentí más atraída por BaanTu. Tenía mucho que ver con mi propia percepción de cuáles eran los puntos vulnerables del SDH, aquellos que nunca me hicieron click, que me distraían de lo esencial y me llevaban constantemente a anclarme en el territorio de la mente y la confusión que todo ello trae, especialmente para un ser receptivo como yo. Tanto fue así que decidí tomarme un tiempo y una distancia prudencial de todo lo que tenía que ver con aquel conocimiento, aún reconociendo su valor intrínseco y la resonancia que había allí para mí. Sin embargo, regresé a él por varios caminos y diversas sinrazones. Cosas del Programa y de la lúcida dirección que me aportó un querido amigo y despierto ser humano. En la versión mutada y mutante que es ahora BaanTu me sentí mucho más cómoda: una estructura sencilla, que aporta profundidad, claridad, y coherencia con el mensaje original, incluso más que la propia escuela oficial en muchos casos.

Yo venía de un largo e intenso viaje de exploración por otra escuela mutante del mismo SDH, Las Claves Genéticas, investigación que había llegado a su fin para mí. Durante los años 2017 y 2018 participé en los programas académicos de BaanTu, en inglés, con Rhodes. No me interesan especialmente los Certificados en este tipo de materias y conocimientos. Ya conseguí, en otros sistemas de enseñanza universitarios, homogeneizados, las certificaciones que me sirvieron para manejarme en el mundo estratégico de los empleos, las empresas y las instituciones. Me interesa la investigación, la exploración activa y despierta que aporta un valor añadido y que vive en el pulso de la mutación permanente.  La Academia de BaanTu fue una excelente manera de entrar en ese contexto de exploración abierta a la crítica de la teoría inicial. Apreció de Rhodes su precisión en la transmisión del mensaje, la falta de vanidad y de apego con que lo transmite, así como su capacidad de desmitificar, desmontar y reorganizar algunos conceptos del SDH, poniendo por delante lo que es constante y por lo tanto, de más valor en la contemplación. 

Tomado de El Código de Dios, de Steve Rhodes

En aquel encuentro con la Voz le fue otorgada a Ra una explicación cosmológica de cómo funciona el Programa del Universo, de la vida y de lo que pasa con nosotros, los humanos, en todo eso. Habla de comienzos y finales. Lamentablemente no se le ha dado ni prioridad, ni importancia a este mensaje en la escuela oficial, especialmente en lengua española, que va mucho más retrasada, respecto del mundo anglosajón, que aquella en lo que respecta a la transmisión de muchos materiales y niveles de conocimiento. Ni el mismo Ra lo hizo por años, seguramente por muchas razones y sinrazones humanas, Sabía que el mensaje original contenido en la Cosmología del Rave era un mensaje sólo para unos pocos, y así lo manifestó. Pero para esos pocos, es un mensaje vital. Era mucho más fácil y seguramente más interesante a nivel económico vender el SDH, creado por él, que transmitir el mensaje recibido de la Voz, de vital importancia.  Pero el mensajero no es la Fuente, no lo olvidemos. De ahí que nuestro sistema de discernimiento individual sea la mejor guía para movernos por el mundo, más allá de las creencias propias o ajenas.

Otra razón por la que apreció BaanTu es porque aporta un valor fundamental a la natural mutación de un conocimiento, en un momento de la historia donde tenemos la última oportunidad de ser humanos: humana y sencillamente humanos, cada uno en nuestra diferencia.

Conocer las bases de esta Cosmología del Rave, la base del SDH, es relevante para la aceptación y el despertar a la propia diferencia en este momento evolutivo de la Tierra, de la humanidad. A menos de diez años del mítico año 2027 me parece fundamental contribuir a la divulgación de aquel mensaje. También y, sobre todo, porque lo primero es lo primero, y el orden cósmico es algo que nos conviene honrar. El hacerlo nos aporta coherencia y claridad. La Cosmología del Rave es el origen del SDH y se explica sencillamente en uno de los libros de Rhodes, La Profecía de Ra Uru Hu.

A finales del 2018 comencé el proceso de traducción del libro de Steve Rhodes, El Código de Dios, que en febrero de 2019 ha visto la luz para el mundo de habla hispana. La Profecía de Ra Uru Hu, se publicará en español durante la primavera de 2019. También se pondrá a la venta por Amazón.

BaanTu 2.0, el software, y El Código de Dios, son el espejo del momento de destilación al que ha llegado Steve Rhodes hoy. BaanTu 2.0 ya no es el SDH ni una versión. Es otra manera de leer la misma (casi) Gráfica basada en un respeto profundo por el orden original en que funciona nuestra diferencia.  Yo tampoco soy creyente ciega en ningún sistema o enseñanza. Sin ser perfecto, ni ser la única respuesta ni, por supuesto, la única verdad,  BaanTu se alinea con la realidad cosmología que estamos viviendo y en la que es vital que exploremos profunda, individual y vivencialmente, momento a momento.

Por eso mis Lecturas de la Gráfica de BaanTu se llaman Lecturas extendidas de BaanTu (SIMMS) y las llevo ofreciendo durante algunos meses ya entre mis servicios. En ellas incorporo acordes esenciales que, desde mi experiencia, se han perdido en la última fase de depuración que ha hecho Rhodes desde Human Design 2.0 hasta BaanTu 2.0 y que, a algunas personas, no a todas, ni en todo momento, les resultan pueden resultar muy esclarecedoras. También amplio la lectura en la dimensión de las mecánicas emocionales y de los potenciales laborales o colaborativos, para quien estos aspectos son de interés o de valor en un momento determinado.

La Gráfica de BaanTu es excelente, también, para Lecturas de una Relación. Ofrece una riqueza de matices y pistas claves en lo que respecta a los potenciales y las vulnerabilidades en una relación. Una información  valiosa para darse cuenta y honrar lo que es, tal y como sea, en cada uno de nosotros y de nuestras relaciones.

Si estás interesado en alguna de ellas, conecta conmigo. A partir de comienzos de abril de 2019, estaré disponible, y ya hay lista de espera. No es un servicio que ofrezco de forma continuada, pues exige de mi tiempo y energía, aunque me encanta hacerlas. Si te interesa, ponte en lista.

(C) Victoria Malvar, 2019
Graduada por la Academia BaanTu 2.0 (2017, 2018)
Traductora al español de los libros de Steve Rhodes
Sherpa de Vida www.victoriamalvar.com