La muerte del día explota en colores y belleza.

Si pudiéramos mirar cada muerte,
cada final,
con los mismos ojos,
libres de juicio, con los que miramos una puesta de sol
o un atardecer,
¡cuánta sabiduría, cuánta hermosura y aceptación
se revelaría para cada uno de nosotros al hacerlo!

(C) 2019, Victoria Malvar
Sherpa de Vida www.victoriamalvar.com