La etiqueta no es una carta de presentación. En BaanTu 2.0 no hay espacio para las categorizaciones, ni para encasillarse. Interesa más la mutación, el cambio, la h el aquí y el ahora. Es una característica que aprecio mucho de BaanTu en contraste con la tendencia a la que invita el formato de lectura de la misma Gráfica en el SDH (Diseño Humano)
 
Un espejo ofrece imágenes diversas de la misma persona, de acuerdo con el momento en que se asoma a él. El etiquetado y la categorización van en dirección opuesta a la visión expansiva y el desarrollo del sendero individual. Se fundan en una imagen del pasado que ya no volverá, que es la impronta de nacimiento y se amarran a ella. Pero esa Gráfica con la impronta de nacimiento, a la que no quiero quitar importancia, pues la tiene, es sólo la estructura base, los cimientos de la propia mutación. Lo que no muta, muerto está.
 

No hay nada más triste para mi que escuchar a alguien que se me presenta así: «Soy un Generador Manifestante, Perfil 5/1, Definición simple, con la Cruz del Angulo Izquierdo de la Distracción» O «soy un manifestador emocional» o mi ola es así o asá… Muchas personas encuentran en estas categorías justificación para lo injustificable. Se amparan en ellas, en vez de integrarlas y, eventualmente, trascenderlas.

En DH es habitual presentarse con credenciales de este tipo: esto es lo que soy, esto es lo que me define, este es mi no-ser (como si hubiera un «yo» de primera y otro de segunda clase) En BaanTu no se contempla la idea de no-ser. No hay nada que arreglar en nadie: sólo hay cosas que comprender profundamente, o no. A menudo, algunas de las personas que se aferran a estos marchamos, no saben exactamente lo que significan, ni tienen una visión de conjunto de su diferencia y sus mecánicas pues no lo han experimentado: sólo se lo han aprendido. No han experimentado como esas categorías y descripciones se afectan unas a otras y se transforman en algo más, momento a momento. Se han comprado el paquete definiciones y se sienten seguros cumpliéndolas, al dedillo… o no. Pero la etiqueta, entendida así, solo nos estanca y nos victimiza. Estas etiquetas clásicas de DH y cualquier otra etiqueta.
 
Es justo cuando dejamos de lado esa supuesta seguridad o zona de confort de la etiqueta, que se despierta la propia capacidad cognitiva. Por eso las categorías de DH o de cualquier sistema de creencias no garantizan que uno se conozca a sí mismo, que se dé cuenta de quién es, ni que haya conectado con su propia visión y cognición. Garantizan, a menudo, como cualquier categorízación, todo lo contrario.

El espejo, momento a momento, sin categorías a priori y sin culpa que te ofrece BaanTu 2.0, tampoco garantiza una expansión cognitiva, una evolución consciente ni que te des cuenta de qué va todo esto de «vivir la propia diferencia», pero al menos, no te ofrece a priori definiciones  a las que agarrarte mentalmente como a un clavo ardiente, sino vías de exploración abiertas a una profundización y a un verdadero enriquecimiento.

Más allá de las etiquetas y los marchamos está esperándonos el despertar. Asentado en las categorías es imposible que suceda. Obtén tu Gráfica y empieza a explorar tu diferencia desde la mirada abierta de BaanTu 2.0 de la mano del libro guía explicativo de este software, El Código de Dios, de Steve Rhodes. También puedes solicitar Lecturas:


(C) Victoria Malvar, 2019  / Sendero de Individuación
Graduada por la Academia BaanTu 2.0 (2017, 2018)
WEB: www.baantu.com
@LaProfecíaDeRaUruHu (FB) / @BaanTuenespanol (FB) /  #BaanTuES (INSTAGRAM)