Motivación: Deseo. Color 3

Motivación: Deseo. Color 3

A veces, contestas a un post en un grupo, y te sale, sin querer, un artículo. Eso me ha pasado hace un rato.

Se trataba de comentar este artículo de Alf Gauna sobre potencialidad cognitiva, que yo misma  exploro y explico en   mis sesiones de consultoría con GeniusReport y 64 keys.

Os recomiendo leer el artículo de Alf y luego mi comentario. Quizás sea un poco complicado de comprender para algunos, porque es un aspecto no tan conocido, pero sí muy esencial, en DH….

Aquí os dejo este texto, tal cual lo escribí en el post del Grupo privado en FB:

 «¡Qué bueno, Alf Gauna! Gracias.

Te sigo. Me invitas a compartir mi experiencia con la Motivación
Usaré la terminología de 64Keys/GeniusReport para expresarme.

Como Especialista (GM), 5/1, definición única, con el centro del Ego (o Deseo) sin definir y con la única activación de la Puerta 40 en él, mi comprensión y experimentación de la Motivación del Deseo, que es la que me mueve, es ligeramente diferente a la que siente, sin duda, un Coordinador (Proyector).

En mis sesiones con clientes, cuando trabajamos el tema del potencial cognitivo, veo una diferencia significativa entre Coordinadores (Proyectores) y otros tipos en lo que respecta a su vivencia con la Motivación y su campo de distracción o Transferencia, que queda muy bien reflejado en este artículo.

El camino de líder a seguidor del Color 3 es un viaje de profunda aceptación o rendición al puro apercibimiento celular, en mi caso. El tema de la volición, lo vivo ahora, después de haber pasado por la batidora de Kirón, efectivamente como un estar en servicio de los neutrinos, de la Vida, del Universo… momento a momento. Sigo un Deseo que es algo así como la Voluntad Divina (en terminología de Las Claves Genéticas, GK 40), algo que me da una fuerza resolutiva extraordinaria, que es el tipo de liderazgo al que me conduce el Deseo. La energía resolutiva es la expresión de superficie del Color 3… Eres el seguidor del deseo que lo hace posible, aunque en la superficie puedas parecer un líder y que el Deseo es «tuyo»… no lo es. Está claro que no lo puede ser. Es simplemente el juego por el que los neutrinos me llevan allá donde me necesitan para resolver, para materializar, para resolver, pim pam pum ;)

A veces se trata de seguir a alguien…sí, pero expresarlo así puede confundir mucho. Porque puede parecer que tienes que estar viendo a ver al servicio de quien ponerte, buscar un jefe o un líder… y no es exactamente así. A veces es simplemente que otro prende fractalmente en ti la llama del Deseo y te conviertes en seguidor, no de la persona, sino de la información que ella canaliza o apercibe en ese momento de ignición. Te pones a trabajar para ese Deseo divino o como quieras llamarlo, que no es tuyo, pero que parece que quiere expresarse o manifestarse a través de tu forma. Y ahí es donde te conviertes en seguidor del Deseo evolutivo.

Desde mi experiencia, la Motivación del Color 3 significa un sí de mis tripas, un sí de mi alma, un Sí de mi cuerpo físico, un sí celular a algo, a alguien. He llegado a una fórmula física de testar mi intuición con el cuerpo y esa me pone siempre en mi lugar de seguidora. No se trata de lo que mi mente quiere liderar con esas ideas de poder extrañas, a quien o cómo solo porque te lo pidan o te lo soliciten, en lo personal, en lo laboral… en lo que sea. Se trata de si es adecuado para mi ponerme en servicio de ese tema y persona en ese momento y en ese entorno… o no. Mi cuerpo ha dado un NO a muchos temas jugosos o personas interesantes o proyectos apasionantes… y un sí a otros que parecían no serlo y han resultado bendiciones en muchos sentidos. Bendiciones que me han traído una profunda satisfacción interior.

Notar qué fácil era para mi quedarme como testigo pasivo, la transferencia de la Inocencia del Color 6, en la que me escaqueaba de liderar, tiraba la piedra y escondía la mano… o me ponía a emplear la energía vital en procesos aparentemente resolutivos que no iban a ninguna parte y terminaban en puro agotamiento, ha sido todo un viaje.

Y ahí sigo, en la observación de la transferencia, desde la presencia en el cuerpo, donde es más sencillo para mí apercibirme cuando entro en la distracción de liderar desde «mi» deseo…

Abrazote, Alf Gauna. Gracias por prender la llama del Deseo con este artículo…»

 

Victoria Malvar /  www.senderodeindividuacion.es

 

Consultora de Genius Report® / 64Keys  (español, inglés, italiano)
Sendero de individuación®

E investigadora de diversas mutaciones del SDH (BaanTu, Las Claves Genéticas, 64 Claves…). Ofrece sesiones de consultoría y counseling en todos estos campos.
Filóloga, escritora, conferenciante y traductora con amplia experiencia directiva en Gestión Cultural y en formación. Consultora sistémica (constelaciones familiares y empresariales), se apoya en poderosas herramientas, físicas y/o cuánticas, para liberar profundamente la tensión y el trauma alojado en nuestro sistema nervioso. Sesiones de desbloqueo emocional y multidimensional, también a distancia.
Operadora T.R.E
para la liberación del trauma profundo (Talleres y Sesiones individuales)
Formadora autorizada de Consultores GeniusReport / 64keys
en español
Formatos de consultoría: sesiones individuales, talleres grupales y formación. En línea y presencialmente.
Un curriculum más detallado lo encuentras aquí. Y aquí mi propio GeniusReport

 

 Webs:

www.senderodeindividuacion.es   /     www.victoriamalvar.com   / www.lasclavesgenéticas.com

ACEPTACIÓN: tu misión hasta el día 24

ACEPTACIÓN: tu misión hasta el día 24

EL PROGRAMA PLANETARIO DE LA CONSCIENCIA NOS MARCA ASÍ HASTA EL DÍA 24/3

 
Mientras el Nodo Norte del tránsito que señala ahora el Programa planetario de la consciencia (usamos la app de 64keys para ello) es una invitación a la serenidad (52.1) hasta el próximo día 24/3, que cambiará su dirección hacia un nuevo nodo (hablaremos de eso en su momento), En la misión 52.1 el Sol nos invita, a través de la información de sus neutrinos, a abordar el tema de la ACEPTACIÓN (Hexagrama / Puerta 25)
 
Cada día con un matiz diferente, nos invita, la Vida, hasta el día 24, a ir un poco más adentro en la Aceptación, con serenidad.
 

Aceptar no es resignarse

 
La aceptación es una actitud que nos lleva mantener una verdadera apertura inocente a lo que esté pasando y donde esté sucediendo en este preciso momento. Lo que nos pide es un gran SI, sin condiciones. Encontrar nuestra propia belleza en este aislamiento. Sentir la Vida ahora, el pulso de la vida en cada respiro, en cada gesto. Decir gracias con generosidad. El peligro de la sombra de hoy(, día 21/3 nos acecha si pensamos que será fuera del aislamiento cuando veremos nuestra belleza, el potencial de nuestra diferencia, si dejamos para luego amarnos tal y como somos… Amarse sin condiciones es aceptarse en el ahora y saber que todo es perfecto ahora, sin importar las circunstancias que nos rodeen. Es una cuestión de actitud. Es una decisión, no una carga que soportar.
 
Mañana, día 22/3, el tema de la aceptación tomará el matiz de línea 5, será una invitación a, desde la serenidad, buscar activamente la superación del sufrimiento con un trabajo de auto-sanación o de sanación del dolor ajeno, de forma sencilla y práctica. El peligro aquí es perder la serenidad y buscar que otros se ocupen de nosotros mismos cuando nosotros somos capaces de hacerlo. Este es un tiempo muy poderoso de toma de responsabilidad por uno mismo. Realiza un acto de auto-sanación. Acepta que eres tu mejor sanador.
 
El día 23, la actitud de aceptación llega de la mano de la inocencia (línea 6) y destruye las falsas apariencias inocentes. Es una invitación a comprender la actitud de la aceptación, el SI grande en el ahora a lo que sea que esté sucediendo, desde una mirada a vista de pájaro, amplia como el Universo. Se trata de aceptar que tu cuerpo es un peón, una célula, dentro del plan infinito, con un mecanismos propio y con una misión única.
 
Nos encontramos otra vez por aquí el día 24 para hablar de la nueva dirección de los ciclos modales y acompañar a tu cuerpo en este tránsito planetario tan especial de toma de consciencia para toda la humanidad .
 

Si aún no has leído el artículo donde explicamos los retos individuales y colectivos que nos invita a afrontar el evento Covid-19 te dejamos aquí el enlace: https://victoriamalvar.com/25461-2/

Imagen tomada de www.64keys.com

 
Victoria Malvar (C) 2020 -Sendero de Individuación-

Celebración Esencial: empodérate ahora

Celebración Esencial: empodérate ahora

  

 La verdadera serenidad surge de estar de acuerdo con lo inevitable 

El cuerpo, hoy más que nunca de manera consciente, es el terreno de transformación de cada uno de nosotros y de nuestras comunidades. En él estamos temblando, sintiendo el miedo, la angustia, la alegría, la pena, la turbulencia, la incertidumbre… todas esas cosas que trae un evento de shock masivo como es el COVID-19 (lee el artículo sobre su repercusión mundial que compartí hace unos días en este mismo blog)

Cada cuerpo está lleno de sensores que van más allá de los 5 (o seis) sentidos ampliamente reconocidos por todos. Es una guía certera para cada uno de nosotros, mucho más fiable que la razón, en términos de tomar las decisiones adecuadas que garanticen nuestra supervivencia. Pero no hay dos cuerpos iguales, es decir, cada uno viene de «fábrica» con una cognición única. Si la conoces, al respetas y la sigues, tu vida estará en el flujo… en el flujo de la Vida misma, y tendrás las respuestas más adecuadas para ti en cada momento. Si no la conoces, no la respetas y te mueves por respuestas condicionadas, aprendidas, sobrevivir en este mundo de incertidumbres que nos deja este bendito COVID-19 será un riesgo añadido más. El motivo de este artículo es recordar esta verdad biológica, natural, que nos conecta con los mamíferos y con todo el reino animal, al que pertenecemos. Conviene no olvidarlo. 

Nuestro sistema nervioso es parte de una red neuronal de dimensiones planetarias, que nos conecta invisiblemente con el entorno y con los demás. Tomar responsabilidad por equilibrar esa parte de la red neuronal que conformamos en esta forma llamada cuerpo  cuidarla, conocer sus mecánicas, respetar su funcionamiento y ser coherente con él traerá supervivencia individual y colectiva y un equilibrio sostenible a nuestras comunidades.  

Dentro de ese sistema nervioso «individuado» que nos corresponde gestionar y del que nos conviene hacernos 100% responsables, la red neuronal del plexo solar, del abdomen, cobra especial importancia como mecanismo de defensa frente a los virus y de mecanismo de detección de lo que es adecuado o no para nosotros, momento a momento. Más allá de la razón, las razones o sinrazones, confiar en las respuestas del propio cuerpo, saber escucharlas, gestionarlas y contener las emociones (sin reprimirlas o magnificarlas), saber apagar la ansiedad mental y entrar en el infinito potencial alquímico de nuestro vientre es una tabla de salvación. 

 Mantenerse lo más posible en la serenidad física, celular, que nos aporta claridad, momento a momento en la crisis, el shock y la incertidumbre es de vital importancia hoy y lo va a ser de ahora en adelante, aún más, ante este gran cambio de era que hemos empezada a experimentar de forma masiva. Desde el Sendero de Individuación he buscado siempre ayudarme y ayudar de maneras prácticas, para que cada persona tomara una responsabilidad total e integral sobre su propia supervivencia, desde la compasión y el respeto por la propia genialidad. Y que, desde ese lugar, se pusiera a disposición de la Vida, conscientemente.  

He trabajado siempre dos vertientes: la púramente física (presencia en el cuerpo, T.R.E (R) Trauma Realising Exercises, Movimientos sistémicos, ejercicios dinámicos de relajación y práctica meditativa, etc…) y la téorica, enfocada en la experimentación individual de los propios talentos desde herramientas como el GeniusReport y 64Keys. De ellas que me sirvo como consultora-mentora para devolver a cada persona al inmenso potencial único que alberga en sí mismo, en su propio cuerpo, tal y como es, potenciando la conexión con sus talentos naturales y dándole, de manera práctica y sencilla el empoderamiento que necesita para navegar en este mundo, con su red neuronal única por montera.

Despertar a tu propia genialidad y ponerla en servicio es la única e inmensa misión de tu vida.

 

No seas sólo una oveja del rebaño. Marca tu propia diferencia y contagia con ella.

En este contexto, la herramienta llamada Celebración Esencial no es nueva. Viene a darnos una oportunidad vivencialmente práctica, única y personalizada para sentir esa red, neuronal, descargarla, reequilibrarla, potenciar su quietud y colocarla en el punto 0, en el aquietado ojo del huracán para responder a cualquier imponderable en la vida. En el año 2011 me llegó como una revelación que hoy cobra sentido práctico y profundo para todos que ya han usado miles de personas, que por sus beneficios han ido pasando el boca a boca. La Celebración Esencial es un poderoso ejercicio de presencia (meditación dinámica) en el cuerpo, dentro de una canalización espontánea el día 02-11-2011. Se ha ido potenciando y hoy tiene una energía transformadora multidimensional. Un gran poder de conexión con nuestra propia esencia y con lo esencial. Es una extraordinaria práctica donde encontrar las propias respuestas, bloqueos, luces: la propia guía interior en uno mismo, en soledad y silencio.

No se trata de una meditación al uso, ni es guiada: es más que eso. Trae encauzamiento y conexión a la Tierra, centramiento, humaniza, empiedra, potencia, sana, corrige, pone de manifiesto, purifica… tantas cosas… como personas. Compañera ideal durante este tiempo de aislamiento y desafío que empezamos a afrontar como individuos y como colectivo y también para después. El mundo no volverá a ser más el mismo y nosotros estamos en el momento de ser nuestro más auténtico yo, desde el cuerpo, en el cuerpo.

 El audio y un documento explicativo de cómo usar ese fondo sonoro, está disponible de forma gratuita desde entonces AQUÍ. Se trata de una práctica de 21 minutos de duración. El fondo musical se ha de acompañar de una actitud en cada una de las cuatro partes musicales que se explica en ese documento. Os invito a leer la descripción del audio en la página de Soundcloud para más detalles, pero considerad que el contenido introductorio de voz ha quedado obsoleto. Los nuevos enlaces y webs están señalados en la descripción.

Para sostenerte en tu experiencia y ayudarte con todo lo que se mueva durante esta práctica, que será mucho y diverso en cada uno, estoy a disposición el Sendero de Individuación y en la Comunidad Sendero de Individuación.
Despertando individuos sanos y empedrados, construiremos comunidades poderosas, desde la genialidad, en una espiral de renovación imparable. 

¿Te sumas?

En servicio.

Victoria Malvar (C) 2019 -Sendero de Individuación-

#senderodeindividuación  #64keys #geniusreport #lasclavesgenéticas #baantu2.0 #diseñohumano2.0

 

 

Apuntes sobre el evento COVID-19

Apuntes sobre el evento COVID-19

Apuntes sobre el evento COVID-19
(desde la mirada de 64keys y a través de mi propia diferencia)  

He realizado estos apuntes sobre la información del nacimiento del COVID-19 al mundo, considerando la fecha y hora en que la OMS mencionó su aparición en Wuhan, el 31 de diciembre de 2019.  

Que nadie se tome nada de lo que le pase a raíz de este evento como algo personal: estamos simplemente siendo peones en un juego de ajedrez cósmico en un momento único, el final de una era. Y esta es la parte que nos toca jugar. A cada uno la suya, desde sus capacidades y su desarrollo integral. Hablaré del COVID-19 no como un virus, que lo es, sino como un evento cósmico, que también es. Un shock de proporciones colosales que impacta directamente a la raza humana en este Planeta, que llega de la mano de la conjunción del planeta Plutón con la Secuencia de Saturno, con el objetivo de poner el dedo sobre los patrones kármicos colectivos, pero trabajando con cada individuo. Uno por uno. Viene a realizar un proceso de individuación de inesperadas dimensiones. Sólo el tiempo nos dirá hacia donde nos lleva, aunque la dirección que quiere marcar este evento va dirigida a tocar a fondo dos aspectos concretos: el cuidado (empezando por el auto cuidado) y el tema de la sostenibilidad de la especie, las estructuras, los sistemas que hemos creado. El objetivo es prepararnos para el año 2027, que, por otro lado, ya está aquí. 

(* en este punto recomiendo la lectura de La Profecía de Ra Uru Hu de Steve Rhodes, para quienes quieran saber algo más sobre esta visión cosmológica, el cambio de las eras, la nueva especie, etc.) 

De acuerdo con su misión, COVID-19 es un evento de largo alcance en el tiempo, pues dejará secuelas de mutación en todos y en cada uno de nosotros que se irán refinando en los próximos meses y años. Su capacidad y fuerza es constructiva para la consciencia del universo, aunque nos parezca hoy, destructiva y paralizante en nuestra humanidad. COVID-19 es un virus y un evento que viene con un potencial constructivo imparable y tenaz, que piensa en las próximas generaciones, en las próximas raza, en el próximo nivel de expansión del universo y viene a sanear lo que ya no puede oler más a podrido.  

 

DESCRIPCIÓN GENERAL  

 

Al ser un evento de dimensiones planetarias (pandemia) nos afecta a todos, bien por acción directa en el cuerpo físico, -con un contagio de cualquier nivel de intensidad o gravedad, desde asintomático a mortal-, bien porque nuestro entorno está afectado y no somos inmunes a él. Es en nuestro linaje genético y en sus memorias celulares, el ADN, donde se juegan ésta y todas las partidas. 

Estamos en un mundo globalizado dentro de un universo  multidimensionalmente conectado y lo que pasa en China, en Italia, en USA o en Saturno no está lejos de tu casa, ni viceversa. Todo está aquí mismo. La conexión, la sientas o no, existe, y ahora es el momento de hacernos plenamente conscientes de las implicaciones que tiene esto en cada gesto o acción que realizamos o que evitamos en nuestra vida.   

La solidaridad ha comenzado a aflorar en brotes verdes gracias al COVID-19. También el egoísmo y el miedo celular que nos lleva a convertirnos en rapiñas acumuladoras. Algunos ganarán mucho dinero a costa de otros, sin duda, pero hay muestras en el sentido opuesto.  Algunos ganarán mucho dinero a costa de otros, sin duda, pero hay muestras en el sentido opuesto. mergencia, una oportunidad muy orgánica, muy física, muy de materia, para que traigamos, de una puñetera vez, el espíritu a la tierra, sin tantas milongas pseudo-espirituales.  

La compasión es un montaña firme y quieta. En estos días de pandemia y cuarentena, vamos a recordar la compasión en su estado puro:  paciencia, espacio, quedarse quietos, hacerse cargo cada uno de lo suyo, en primerísimo lugar, contenerse con cuidado y con esmero… y desde esa sana distancia (que en realidad, no existe) abrirle el corazón al otro y tenderle una mano, cuando corresponda. La compasión verdadera, o dice no cuando debe, o no es verdadera compasión. Tampoco tiene pena. Simplemente es. Nos veremos diciendo no y sí a muchas cosas y personas en estos tiempos y aprendiendo lecciones a cada rato. Y recibiendo síes o noes de otros, totalmente inesperados. 

COVID-19 nos da la posibilidad de aceptar y despertar a algunas verdades comunitarias que ahora mismo estamos negando y obviando. La respuesta es individual y puede ser un sí o un no a esa posibilidad. Y aun en esta crisis algunos elegirán o no podrán dar un sí. Otros se sacrificarán biológica o económicamente hablando por la comunidad. Los menos favorecidos no lo van a pasar de lo mejor, como sucede siempre y quizás algún rico de esos 10 tipos más ricos del mundo que acumulan prácticamente toda la riqueza del mundo, pierda unos centavos. El sistema de castas económicas está de nuevo servido.  

De repente, no hacer nada es hacerlo todo. Qué extraño todo esto para un mundo que va a todo gas….  

El evento biológico COVID-19 nos reporta al mundo de la humanidad vulnerable, de sus sistema de “seguridades sociales” de todo tipo, así como al de la cooperación y el cuidado personal y ajeno. Conviene cuidarse y cuidarnos. Todas las profesiones y personas que se dedican al cuidado de otros van a vivir este evento de una manera especial y única que les dará la posibilidad de tomar una visión sobre su propia función y papel. Y de trabajar a brazo partido. El cuidado de los niños y jóvenes será un punto importante que tendremos que gestionar y cuestionar. El virus les respeta y les usa como agentes transmisores por las cadenas genéticas. Hay lecciones ocultas para todos en cómo vamos a gestionar eso. 

Se trata de un evento inesperado, de un shock colectivo que pone el mundo planificado patas arriba. Lo pone mirando al año 2027 que marca un giro de tuerca en las precesiones de las eras y anuncia el fin del mundo de lo estratégico, donde todo está (estaba) estructurado y planificado. También a un mundo de nuevos flujos y modos de hacer, ser y estar en la Vida, con estructuras más ligeras y una percepción más orgánica de las fuerzas que se mueven en el cosmos, momento a momento. Ser y estar en el flujo, al servicio. Nadie a dicho que si será fácil o difícil. Para cada uno será de una manera. 

  Ahora aprendemos y vemos que todo empieza por tomar responsabilidad total por uno mismo, en primer lugar.   

COVID-19, el virus y el evento, es exactamente lo opuesto a un sistema estratégico: es totalmente receptivo, abierto y también muy activo en lo energético: es incansable. Lo que propone es un choque frontal del futuro con el presente, sin dibujar escenarios del futuro. Viene del futuro para ir preparando el camino hacia lo siguiente. 

No es de extrañar que su propagación sea exponencial y esté rompiendo los protocolos médicos un día tras otros. Ahora todos tiene que dar respuestas intuitivas, inmediatas, el el flujo. Los protocolos no valen de un día para otro… El virus se propaga a través de nosotros. Estamos al servicio de este evento como estamos al servicio de la Vida en el Universo, siempre. Mentalmente podemos imaginar escenarios de desconexión, pero no son más que sueños. Este cuerpo, esta biología, sabe. Y COVID-19 nos invita a descender y cuidar de lo esencial.   

No, no era lo importante comprar papel higiénico para las próximas diez vidas o vaciar los supermercados en masa presos del pánico, buscando sentirse seguros y en control de algo que se nos escapa de las manos y que nos hace, literalmente, cagarnos de miedo. Lo esencial es parar y darse cuenta. 

Traer la receptividad a través del apaciguamiento son dos características que ya estamos viviendo la mayoría de este planeta: la cuarentena obliga a parar y la receptividad es una opción deliciosa para observarse y contemplar desde esa quietud. Muchos no podrán soportar la verdad contenida en ese silencio y necesitarán ayuda o que alguien les devuelva hacia si mismos. Ahí podemos explorar una forma de cuidar y ser cuidados por otros. Muchos se sentirán aturdidos frente a la ingente masa de información que van a recibir en sus búsquedas en la red o en los medios, y pensarán que estar conectados es estar en ese tipo de red. Sin embargo, esa no es la conexión más importante o esencial. Sin duda ahora es una herramienta preciosa, si se utiliza correctamente. La conexión esencial es intangible y sucede en la receptividad sin cables y sin wifi, piel a piel con el Universo, con la materia, con la biología vulnerable y finita que somos. Esa es la conexión mágica, sin cables y sin pago o permanencia, que COVID-19 viene a recordarnos.  

 Se ha parado la economía, la producción, los servicios, la Bolsa, los políticos se contagian, las escuelas se cierran… y Gaia sigue girando alrededor del Sol. El Universo sigue tocando su melodía, a su propio tiempo… La naturaleza activa de COVID-19 nos pone a los humanos en stand by. Sí, esa pequeña cosa insignificante que tiene raíces ancestrales, mucho más antiguas que las nuestras, nos pone de rodillas como civilización. No es paradójico: viene a darnos lo que la sociedad, la comunidad humana demanda: un parón para repensarse y reconstruirse. Para salir del frenesí colectivo y aceptar unos límites biológicos y epocales. 

El despertar a la receptividad y bajar el ritmo son algunas de las invitaciones, casi imposiciones, que nos hace este evento. Parar y apaciguarse; parar y sentir por dentro qué es lo siguiente; parar y estar abierto al otro; nos tiende la mano para ser más humanos, más materia, y nos trae más espíritu, como consecuencia. 

MISIÓN 

 

Me detendré un poquito en la misión que viene a cumplir este evento: traer un impulso de amor hacia la Vida en estado puro. Su potente y constante energía nos impulsará a abrazar desafíos y procesos que no dependen tanto de la planificación de las estructuras como del talento intuitivo, la fuerza vital y la persistencia en el cuidado y el respeto por nosotros mismos, como individuos y como comunidad. 

Nos viene a recordar los miedos, uno por uno, así como a enfrentarlos todos, especialmente el miedo a la muerte como personas y también como especie. Porque no somos una especie eterna… Tenemos los siglos contados.   

El evento  COVID-19 concede estos talentos intuitivos sólo a los que cumplen con sus exigencias y respetan su autoridad: la que tiene un virus que trae la posibilidad de una mutación al mundo, porque está aquí para hacerlo más sostenible. Y lo hará, uno por uno de nosotros, que es su especialidad, hasta que consiga su objetivo transformador y una acción coherente con sus valores de sostenibilidad y de cuidado. 

Este evento COVID-19 tiene el potencial de ser una fuente natural de sabiduría para el florecimiento de la comunidad, si se gestiona adecuadamente. Trae ralentización y con ella la posibilidad de paz y armonía, el disfrute en los tiempos de calma, del dolce far niente, del saboreo de las alegrías de la vida con simplicidad. COVID-19 mantiene y detecta todo lo que podría conducir al deterioro de la comunidad y lo rechaza, intuitivamente; viene a cambiar nuestro plan de ruta por un plan sin ruta prefijada más que por el propio flujo de la Vida Cósmica. Se fueron al carajo todas las agendas en un momento y hacer planes en este momento de incertezas ¿tiene sentido? ¡Bienvenidos al plan infinito!   

El evento COVID-19 se puede convertir en una estrella guía y poner su poderosa energía vital, ancestral, a disposición de procesos de mutación exigentes en este momento de la historia de la humanidad. Su naturaleza es auténtica, ofrece la posibilidad de cambiar nuestros roles por otros más sanos, más orgánicos, más armónicos, más pacíficos, más colaborativos. O no. Recordemos que este evento es solo una invitación individual, en primer lugar, pero con una dimensión colectiva. Determina lo que ya no es sostenible y, al hacerlo, muestra la pizarra en negro de lo que podría ser una nueva visión. Nos pone en mano la tiza para pintar los esbozos de la nueva humanidad, en este momento de cambio radical y en sus últimos coleteos como especie.   

El truco para encajar todo esto es equilibrar las propias necesidades con las de los demás. Porque sólo si me ocupo de mis propias necesidades, podré hacer lo mismo para los demás, a largo plazo. Cuidarse para cuidar. El éxito duradero llega solo de la mano de una cooperación respetuosa y ambiciosa, así como de equilibrar celosamente la vitalidad y la autocontención. El trabajo enérgico y serio no tiene que ver con la adicción al trabajo que ahora mismo tenemos como humanidad. COVID-19 nos lo recuerda. El descanso y el ejercicio físico en la naturaleza son salud para el cuerpo, la materia sagrada por la que estamos aquí, viviendo esta experiencia cósmica, hasta que volvamos a ser polvo de estrellas… Lo cierto es que nunca hemos dejado de serlo. 

Es hora de sintonizarse con el tiempo real del universo y vivir con honor kósmico, como diría Alf Gauna.

Te deseo, humano que lees estas líneas, todo lo mejor.
En servicio. 

© Victoria Malvar, el Sendero de Individuación, 2020

SOLSTICIO DE INVIERNO 2019

SOLSTICIO DE INVIERNO 2019

Los astros están que revueltos. El 26 de diciembre: luna nueva y eclipse solar en Capricornio. El 10 de enero: luna llena y eclipse lunar en Cáncer.

La energía colectiva e individual son difíciles de sostener. La invitación de este solsticio es a dejar de hacer esfuerzos, citas, cosas innecesarias. A relajar los hombros y dejar de sostener las estructuras pesadas. Permitir que la vida cambie, fluya… Permitir que muera lo viejo para que pueda suceder algo nuevo. Más allá de los deberes y de los compromisos y de toda la gente que «hay que ver»… Pero se trata de ver menos gente. Estamos cansados y aturdidos de un año complejo. Tiempo de silencio.

Tiempo de invernar y de recapitular. De escribir despedidas y poner límites. De duelos dulces que se llevará el cauce del río de la vida, como se lleva todo por delante, siempre… eternamente. De disfrutar de los afectos, del silencio, de la taza de té caliente entre las manos, de la luz del sol entrando por la ventana, del paseo a mediodía y de las estrellas que asoman entre el correr de las nubes. Tiempo de belleza simple y mimos para el alma. Tiempo de nutrirse a sí mismo, sin buscar afuera lo que ya está adentro.

Este estado de ivernación es una gestación necesaria que florecerá en alguna primavera, cuando corresponda. La semilla de la paciencia dará sus frutos en alguna estación… ¡paciencia!

Inspirar,
expirar,
paciencia…

Paciencia con los tiempos revueltos, pesados, turbulentos. Todo pasa.

El premio de la paciencia es la propia paciencia, puro amor por uno mismo.
Tiempo de recogimiento y cuidado.
Tiempo de noches largas y oscuras del alma, al amor de la lumbre.

Crear sin gestar primero, es imposible. Sin pausa, sin no saber, sin melancolía y sin silencio, no hay creatividad. Sin llanto sentido, sin risa, no hay creatividad. Sin habitar cada momento, tal y como sea, no hay acto creativo ni manifestación del ser. Solo ruido y actos fallidos, sin alma, puro esfuerzo vano hacia la muerte.

Victoria Malvar (C) 2019 -Sendero de Individuación-

#senderodeindividuación #baantu2.0 #64keys #geniusreport #lasclavesgenéticas